Suero hiperinmune: tarda en llegar y al final hay recompensa

Por M. Alejandra Petino Zappala - 22 Dic. 2020 18:22

Tiempo de lectura: 3 minutos.

Si algo nos estuvo haciendo falta en 2020 fueron buenas nuevas. Casi casi a fin de año nos llega un notición: un tratamiento efectivo contra el coronavirus, en particular en casos graves. Es el suero hiperinmune.


A lo largo del año oímos noticias sobre suero de pacientes recuperados que primero nos llenaron de esperanzas, pero el tratamiento nunca llegó a buen puerto. Fue una de tantas estrategias experimentales contra COVID-19, y como suele pasar con la mayoría de los fármacos que se ponen a prueba, nunca fue aprobado, en este caso porque no era suficientemente efectivo. Pero un rayo de luz seguía existiendo: tal vez un suero con mayor concentración de anticuerpos podría servir.

Hoy, por fin, llegó la noticia. El suero hiperinmune desarrollado en la Argentina fue aprobado por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) para pacientes moderados y graves.

 

¿De qué se trata?

La idea detrás del suero hiperinmune (y también de sueros de pacientes) es inyectar a una persona con COVID-19 grave con anticuerpos que puedan reconocer al virus SARS-CoV-2 de manera de generar una inmunidad pasiva. Es decir, estos anticuerpos externos reconocen y neutralizan al virus y le dan a esa persona una mayor chance de resolver la infección. Es importante resaltar que no es un método preventivo, sino que se aplica a pacientes ya infectados.

Esta técnica se había usado exitosamente en Argentina para tratar el llamado “mal de los rastrojos”, y por supuesto en el resto del mundo en muchos otros casos, incluyendo la gripe española de 1918 y en brotes de ébola en África. Sin embargo, el plasma convaleciente de personas recuperadas de COVID-19 no cumplió con las expectativas.

Pero que no panda el cúnico: esta nueva versión más concentrada, generada en caballos, demostró en un ensayo que podía disminuir la mortalidad de pacientes graves en un 45%. Nada mal.

 

¿Cómo se desarrolló?

Para generar anticuerpos, se inyecta a caballos con un fragmento del virus SARS-CoV-2. Los caballos no enferman, pero su sistema inmune sí reacciona generando un gran volumen de anticuerpos policlonales (que reaccionan a distintas regiones del virus), en una concentración mucho mayor que los que puede generar una persona. Entonces se extrae sangre del caballo, la cual se purifica para obtener un concentrado de anticuerpos que se pueden suministrar a un paciente sin ningún peligro.

Este desarrollo fue realizado en conjunto por INMUNOVA, mAbxience, la UNSAM, el Instituto Biológico Argentino, el Instituto Leloir, ANLIS Malbrán y el CONICET, con financiación del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación y del Fondo Nacional de Desarrollo Productivo. De hecho el proyecto fue uno de los seleccionados por el Ministerio en una convocatoria especial para investigaciones relacionadas con COVID-19.

El testeo

Para poner a prueba este tratamiento se hizo un ensayo aleatorizado a doble ciego, como también se está haciendo con las vacunas. Es decir que ni el médico ni quien recibe el suero saben si se está aplicando éste o placebo (por supuesto en adición del tratamiento estándar). Luego se analizaron las diferencias entre el grupo que recibió suero hiperinmune y placebo. En el grupo que recibió el tratamiento murió un 45% menos de personas que lo esperado de acuerdo a la mortalidad en el grupo placebo. También en el grupo tratado se redujo la necesidad de asistencia respiratoria mecánica y de la internación en terapia intensiva, lo que evitaría una saturación del sistema de salud aún ante un eventual aumento de casos.

 

La aprobación

Con los resultados recién salidos del horno, la ANMAT decidió aprobar este tratamiento para pacientes adultos con curso moderado a grave a través de la Disposición 4622/2012.

 

¿Y ahora?

Según INMUNOVA, ya hay producidas 60.000 dosis del suero hiperinmune y cada mes pueden producirse otras 15 mil nuevas dosis, aunque esta capacidad podría aumentar en caso de que lo requieran otros países. Todo indica que este nuevo tratamiento pronto podrá ponerse en práctica.



Si querés colaborar con esparCiencia, ya podés “comprarnos un cafecito”. Será de gran ayuda para que podamos mantener el compromiso en la comunicación de la ciencia y la tecnología.

Invitame un café en cafecito.app