Fallecimiento de Rebeca Cherep de Guber

Por M. Alejandra Petino Zappala - 27 Ago. 2020 15:52

Tiempo de lectura: 2 minutos.

El 25 de agosto pasado falleció Rebeca Cherep de Guber. Te contamos quién fue esta pionera de la computación en Argentina.


El 25 de agosto pasado falleció Rebeca Cherep de Guber, una de las pioneras de la computación en nuestro país. 

Luego de realizar su doctorado en Matemática en la Universidad de la Plata pasó como docente por las aulas de las facultades de Exactas y de Ingeniería de la UBA y fue coautora del muy usado libro de texto Elementos de Cálculo Diferencial e Integral.

Participó desde el principio en el Instituto de Cálculo (IC) y la Sociedad Argentina de Cálculo. En esos años pusieron en marcha a Clementina, la primera computadora utilizada para investigación en el país.

Luego se desató la dictadura de 1966 y tras la Noche de los Bastones Largos, con el IC desmantelado, renunció a su cargo. Más tarde junto con Manuel Sadosky y otros investigadores fundaría la consultora Asesores Científico Técnicos. Uno de sus objetivos era mantener las líneas de investigación del IC a salvo. 

Tuvo que exiliarse en Venezuela cuando comenzó la última dictadura militar, para volver en el retorno de la democracia. A partir de ese momento formó parte de la Secretaría de Ciencia y Técnica de la Nación y de la Agencia  Nacional de Promoción Científica y Tecnológica.

 

Podés ver una entrevista que le realizaron en 2012 acá: https://youtu.be/8Evo5aeiVHo

 

Desde el año 2017 una de las aulas del IC lleva su nombre y una placa conmemorativa que reza:

 

Rebeca Cherep de Guber, nacida en 1926, es una de las más importantes figuras en el desarrollo científico y tecnológico de la Argentina y una de las fundadoras de la computación en nuestro país. Desde que asumió la secretaría ejecutiva del Instituto de Cálculo de la Facultad en 1960, hasta su renuncia después de la “Noche de los Bastones Largos” en 1966, fue la incansable administradora y gestora de las múltiples iniciativas del Instituto, entre ellas de la llegada al país de la primera computadora, la célebre Clementina. Luego de eso, entre 1966 y 1970 fue una de las directoras de ACT, Asesores Científico Técnicos, empresa que no solamente desarrolló importantes modelos matemáticos computacionales en la línea de los del Instituto de Cálculo, sino que aglutinó a unos cuantos antiguos integrantes del mismo. En 1977 se radicó en Venezuela, al igual que otros compatriotas amenazados por la represión argentina. Al regreso de su exilio fue Subsecretaria de Coordinación Operativa de la Secretaría de Ciencia y Técnica a cargo de Manuel Sadosky, durante el gobierno del presidente Raúl Alfonsín (1983-1989) y llevó adelante varios de los proyectos más importantes de dicha Secretaría relacionados con informática, en particular la Escuela Latinoamericana de Informática (ESLAI), el Programa Argentino Brasileño de Informática (PABI) y las Escuelas Brasileño Argentinas de Informática (EBAIs), además de muchos otros proyectos relacionados con la ciencia y la tecnología, como la creación del Instituto Tecnológico de Chascomús (INTECH). Años más tarde volvió como asesora a la Secretaría de Ciencia y Técnica nacional, participó del Directorio de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica, y fue la principal responsable del proyecto de ciencia y tecnología en las escuelas técnicas y agrarias de la Provincia de Buenos Aires a inicios de los 2000.

Rebeca fue además coautora, con el Dr. Manuel Sadosky, de un texto de análisis matemático de extraordinario valor docente para estudiantes y profesionales de ciencias exactas y naturales y de ingeniería: Elementos de Cálculo Diferencial e Integral, en dos tomos, que desde 1956 y hasta hace unos años fue el texto más popular entre quienes comenzaban dichas carreras.

Su labor como mujer preocupada y activa por la ciencia y la tecnología durante más de 50 años ha sido muy destacable, sobre todo en tiempos donde la participación de mujeres en estos ámbitos era muy escasa.

 



Si querés colaborar con esparCiencia, ya podés “comprarnos un cafecito”. Será de gran ayuda para que podamos mantener el compromiso en la comunicación de la ciencia y la tecnología.

Invitame un café en cafecito.app