¿El amor está en el aire?

Por Alejandra Castro - 3 Dic. 2021 09:38

Tiempo de lectura: 3 minutos.

La idea de la existencia de sustancias que pudieran influir en el comportamiento del  sexo opuesto tuvo siempre un particular atractivo.¿Existen realmente esta clase de compuestos? En esta nota te contamos sobre el descubrimiento del hexadecanal, la primera molécula identificada en los humanos que es capaz de modular la conducta de otros individuos.
 


El término feromona fue acuñado en 1959 por dos bioquímicos alemanes que afirmaron que dentro de la "nube" de moléculas que producen los animales había unas más especiales que otras. Las feromonas son moléculas similares a las hormonas que los organismos producen y liberan al torrente sanguíneo para regular su metabolismo, crecimiento y fisiología. Pero, a diferencia de éstas, las feromonas son liberadas al medio ambiente y su función es influir en el comportamiento y la psicología de quienes los rodean.  La primera feromona descubierta en el reino animal fue el bombykol producida por las hembras de los gusanos de seda y cuya función es llamar la atención de los machos a kilómetros de distancia. Una vez que se identificó este compuesto, las feromonas comenzaron a propagarse a través de la literatura científica. En cada rama del árbol de la vida, desde los microbios hasta los ratones, y hasta en algún momento en los primates estos componentes químicos parecían estar presentes y resultaban capaces de afectar el comportamiento y a la fisiología de otros miembros de su especie. Los investigadores literalmente la veían flotando en el aire, haciendo remolinos en los océanos, las encontraban en diferentes lugares e inclusive creían que pasaban de un individuo a otro.  Sin embargo, al poco tiempo de aparecida la publicación donde se comunicaba que se las había identificado, aparecían publicaciones retractándose de aquellos descubrimientos.

Oruga de gusano de seda.

Los científicos han discutido durante décadas si los humanos tenemos feromonas similares a las identificadas en insectos y otros animales. A pesar de los pocos indicios sobre su presencia en primates y especialmente en humanos, la idea de su existencia siempre tuvo un gran atractivo popular y en particular la posibilidad de utilizarlas en distintas preparaciones capaces de atraer al sexo opuesto. De hecho, hay muchas personas incluso están dispuestas a comprar "pociones amorosas" en forma de perfumes que están a la venta. Esta semana en la revista Science se publicó un nuevo estudio donde se muestra evidencia que las feromonas quizás si estén presentes en humanos. Los investigadores han identificado un compuesto inodoro emitido por las personas, y en particular por los bebés, llamado hexadecanal o HEX, que parece fomentar el comportamiento agresivo en las mujeres y disminuirlo en los hombres. “No podemos decir que se trata de una feromona”, dice el autor del estudio Noam Sobel, neurocientífico del Instituto de Ciencias Weizmann. "Pero podemos decir que es una molécula expresada por el cuerpo humano que influye en el comportamiento humano, específicamente en el comportamiento agresivo, de una manera prevista".
 

Pareja de loros abrazados.

Los autores especulan que sus resultados pueden tener que ver con la supervivencia infantil. HEX es una de las moléculas más abundantes que los bebés emiten. Secretar el compuesto cuando los adultos huelen las coronillas suaves de los bebés podría ser ventajoso para los recién nacidos. Los investigadores plantean la siguiente hipótesis: en los mamíferos, las madres tienen más probabilidades de usar la agresión para defender a sus bebés, mientras que los padres tienen más probabilidades de atacar a sus crías. Pero el estudio no se realizó en el caso de padres humanos. Los seres humanos emiten HEX a partir de la piel, la saliva y las heces, y se encuentra entre las moléculas más abundantes que los bebés emiten desde la cabeza. Cuando los investigadores aislaron el compuesto inodoro y lo introdujeron en jaulas para ratones, tuvo un efecto relajante en los animales. Si bien las explicaciones sobre cómo afecta HEX a los humanos es por ahora incierto porque aún restan experimentos utilizando como los bebés modifican la conducta de los padres humanos, el descubrimiento de HEX, provee una pista para poder confirmar la existencia de ¨las moléculas del amor que viajan por el aire ̈  en los humanos.   


https://www.science.org/content/article/chemical-emitted-babies-could-make-men-more-docile-women-more-aggressive
 

El hexadecanal podría ser beneficioso para los recién nacidos modulando la conducta de los padres.


Si querés colaborar con esparCiencia, ya podés “comprarnos un cafecito”. Será de gran ayuda para que podamos mantener el compromiso en la comunicación de la ciencia y la tecnología.

Invitame un café en cafecito.app